“Morla” Retamozo, de los Rolling al encubrimiento

Empleadas de la sucursal cordobesa de Adhemar Capital comprometieron al abogado de Edgar Bacchiani en maniobras de encubrimiento.

“¡Doctor Morlaaaa!”, grita exaltado Edgar Adhemar Bacchiani. Está feliz. Es el 24 de noviembre de 2021 e ingresa al estadio Hard Rock Holywood de Miami a ver a los Rolling Stones. Es un show muy exclusivo, el estadio tiene capacidad para 7 mil personas. Trasmite en vivo por su Instagram. “Mirá ese lujo”, dice mientras registra las instalaciones para su público.

El “doctor Morla” es su abogado, Lucas Retamozo, que lo acompaña en el periplo. Bacchiani es el Maradona del “trading”, su abogado debe estar a la altura: Lucas Morla, el último apoderado de Diego Armando Maradona.

Retamozo lleva adelante la defensa del “Trader God” y oficia como su vocero. Fue quien difundió el “plan de pagos” con el que logró circunstancialmente la infructuosa prisión domiciliaria para que su cliente accediera a las cuentas virtuales, demostrara que tenía dinero y pudiera poner en marcha el programa propuesto. Testimonios vertidos en el expediente que conduce la fiscal de Delitos Especiales de Córdoba, Valeria Rissi, le asignan sin embargo un papel en la trama más  amplio que el de la asistencia jurídica.

Empleadas de la sucursal de Adhemar Capital que Bacchiani instaló en el Cerro de las Rosas lo incriminaron como partícipe de maniobras de encubrimiento, conforme lo asentó la Rissi al requerir la detención del financista el 19 de abril pasado.

María Denise Collard y Andrea Lorena Campos atestiguaron que Retamozo era quien instruía al policía Fernando “Nano” Gorocito para limpiar las oficinas cordobesas de elementos probatorios.

Rissi consignó que, al allanar la sede, “se observó que el inmueble contaba, entre otras características, con  puestos de trabajo con diversos elementos de hardware sin CPU, cajas fuertes vacías y carpetas archivadoras de documentación sin su contenido”.

El testimonio de Denise Collard

Collard relató que el miércoles posterior al fin de semana largo de carnaval, 2 de marzo, Gorocito se presentó en la empresa “y les refirió que lo hacía por orden de Lucas Retamozo, para cuidarlos”.

El sábado, ella se presentó a trabajar a las 9.

“El policía Gorocito le indicó que sacara todas las carpetas que tuviera en administración y las pusiera en el escritorio junto con las notebooks y los CPU. En administración había un solo CPU, en la recepción había una notebook y un CPU, en los boxes había dos notebooks, en tesorería había un CPU y en gerencia había un CPU. Gorocito decía que tanto el abogado como el dueño estaban al tanto de que él les solicitaba eso. El día lunes siguiente, cuando llegaron a trabajar, no tenían con qué trabajar porque no había ninguna computadora”, reproduce la fiscal Rissi en la requisitoria de detención.

Gorocito, según el testimonio de la empleada, le preguntaba “si había algo más, como pen drives”.

El operativo limpieza se produjo justo a tiempo. El miércoles 9, cuando se produjo el allanamiento, ya no había nada.

Según Collard, “antes de que se llevaran las computadoras Augusto García Alaimo había borrado el sistema software de todas las máquinas”.

“Ello lo hizo frente a la testigo, quien pensó que era para actualizar el sistema, como también refirió que le habían solicitado que las planillas de Excel que ella enviaba no quedaran registradas en las computadoras”, dice la fiscal.

“El lunes previo al allanamiento, Gorocito les dijo a todos que si había un allanamiento no dijeran que habían sacado las computadoras, y en ese momento Lorena (Campos, otra empleada, también testigo en la causa) le dijo que no tenía nada que mentir y que si alguien le preguntaba algo iba a decir la verdad, y siguieron trabajando no dando lugar a otra conversación. Asimismo Gorocito, después de enviarle mensajes preguntándole algo relativo a las computadoras le decía que se acuerde de borrar la conversación con él, y la declarante no entendía el por qué y de hecho no las borró”, añade.

Dos empleadas de Adhemar Capital-Córdoba señalaron al abogado Lucas Retamozo como el coordinador del operativo para limpiar la sede de elementos de prueba antes del allanamiento, a través de la policía Fernando “Nano” Gorocito

El testimonio de Lorena Campos

Andrea Lorena Campos atestiguó en el mismo sentido que su compañera.

“Augusto García Alaimo se llevó todas las cajas con los contratos, como también desintaló y borró el sistema informático de las computadoras de la empresa, y respecto de las cámaras de seguridad las dejó en modo televisión sin grabación. Asimismo –reproduce el escrito de Rissi- también se llevó una computadora personal que usaba en la empresa, y le solicitó la computadora que utilizaba Campos para luego devolvérsela vacía, y las explicaciones que aquel brindaba era para evitar los requerimientos que podía efectuar la PROCELAC”.

Bacchiani le habría informado a Campos que un policía se presentaría en las oficinas “de parte de Lucas Retamozo, ya que había trabajado muchas veces para él”.

Tras presentarse, Gorocito asumió una actitud inquisitiva que a ella y otros empleados les pareció “bastante rara”, y “les dijo que probablemente habría un allanamiento, los tenía todo el tiempo asustándolos”.

“También les dijo que tenían que tener todos el mismo discurso, a lo que la declarante le contestó que no tenía que tener ningún discurso, que su obligación era hacer su trabajo y decir la verdad, lo que no le cayó muy bien, aparentemente, ya que le dijo que tenían que colaborar, se puso muy incómodo y se fue de donde estaba”, asentó Rissi.

El viernes anterior al allanamiento, Campos se negó a obedecer una orden telefónica de Bacchiani para sacar de la sucursal “papeles o dinero” junto con Denise Collard. Luego se comunicó con Retamozo, quien “le respondió que cualquier cosa que haya que hacer, él se lo iba a indicar a Fernando Gorocito”.

“Todo lo expuesto -argumentó Rissi- permite evidenciar que el encartado Bacchiani junto a otras personas que están siendo objeto de investigación procuraron, valiéndose de la intervención de diversos empleados de la empresa Adhemar Capital SRL, en principio desconocedores de las maniobras, destruir, modificar u ocultar elementos de prueba contundentes para dilucidar los hechos motivo de esta investigación, como también influir en lo que dichos empleados debían decir en caso de realizarse los allanamientos, lo cual constituye un claro indicio de que en libertad continuará intentando entorpecer el proceso”.

 

Ver también en El Estaño

https://elestanio.com.ar/bacchiani-puso-en-jaque-al-fuero-federal/

https://elestanio.com.ar/la-mira-se-corre-hacia-la-cima-de-la-piramide/






Regístrate para recibir las novedades de El Estaño en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Notas Recientes

Entebbe a la riojana: el rescate de Bacchiani

Con el financista capturado por la Justicia riojana y bajo tratamiento por angustia en una clínica de salud mental de primer nivel, la investigación...

2-S-1-C: la cifra del ciclo

El peronismo cumplirá el año que viene 12 años en el poder, con una secuencia sucesoria similar a la que se dio en el...

La quiebra Bacchiani impacta en la línea de flotación del dúo “Long-Short”

Alfredo Aydar dijo que el problema de la quiebra es que quienes se incorporen al procedimiento deben verificar los créditos y “justificar la causa”....

Dólares “barrani” fuera del radar

Barrani: Término popularizado por el político y economista liberal Carlos Maslatón. Se atribuye su origen a los turcos sefaradíes, que lo usan como sinónimo...

La venérea “Maxwell Smart”

La familia de Juntos por el Cambio se unió para neutralizar las referencias del indiscreto Facundo Manes a la afición por el espionaje de...

Notas Relacionas