Dólares “barrani” fuera del radar

Barrani: Término popularizado por el político y economista liberal Carlos Maslatón. Se atribuye su origen a los turcos sefaradíes, que lo usan como sinónimo de «negro», y se utiliza para mencionar aquello que es «ilegal», «clandestino», «forastero».

“Vamos a ver si esos que me gritan ladrón la pueden justificar”, amenazó Edgar Adhemar Bacchiani en febrero, cuando tuvo que escapar de su casa custodiado por la Policía para evitar las represalias de un grupo de acreedores en pie de guerra.

El fiscal federal de Tucumán Gustavo Gómez parece haberse basado en aquella advertencia para desacreditar al juez de Federal de Catamarca, Miguel Ángel Contreras, por no haber indagado sobre el origen de los fondos que se depositaron en “Adhemar Capital” y profundizado en la producción de pruebas para determinar si la maquinaria de las criptoestafas incluyó lavado de activos.

Para Gómez, lo llamativo de esta omisión pone bajo sospecha la imparcialidad de Contreras y su capacidad para llevar adelante las pesquisas, por lo que debe ser apartado de la causa.

Así lo sugirió a la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán en su dictamen sobre el incidente iniciado luego de que el juez procesara a Bacchiani y sus cómplices por intermediación financiera no autorizada y declinara en la Justicia provincial catamarqueña la competencia por las estafas y la asociación ilícita.

“Si bien la instrucción hace foco en la captación y colocación del dinero, se observa que la mirada no es puesta sobre el origen de la moneda que habría sido ingresada a la empresa dirigida por Bacchiani. Es así que el origen del dinero de los inversores ‘bancarizados’ y ‘no bancarizados’ -según la denominación utilizadas por los encartados en sus indagatorias-, no fue investigado aún”, advirtió el fiscal.

El fiscal considera imperioso enfocarse en la plata “barrani”, que hasta ahora está fuera del radar.

“Los imputados –añadió- obtuvieron dineros de origen dudoso para ingresarlo al mercado financiero formal o informal, lo que luego se exteriorizó a través de la adquisición de diversos bienes y la conformación o participación en distintas sociedades, otorgándole a dichas operaciones la apariencia de legales. Los que facilitaron los activos a los procesados, y que a la fecha en un porcentaje menor se presentaron en la causa y ostentan el rol de querellantes, en su gran mayoría no justificaron la licitud de los dineros aportados”.

Recuerda que tanto Bacchiani como su contador, Iván Segovia, declararon en la causa que “la cartera de inversores ‘no bancarizados’ supera en cuatro veces la cantidad de inversores ‘bancarizados’, que rondan los 1.500, y que el pasivo de la empresa ascendería a los U$S 50.000.000 de dólares”.

“Resulta llamativo que un porcentaje reducido de inversores se hayan apersonado y requerido participación activa en la pesquisa”, subraya.

“Los que facilitaron los activos a los procesados, y que a la fecha en un porcentaje menor se presentaron en la causa y ostentan el rol de querellantes, en su gran mayoría no justificaron la licitud de los dineros aportados”

(Fiscal Gustavo Gómez)

Investigación trabada

Enredado en las nunca cumplidas promesas de pago de Bacchiani y las maniobras de la dupla leguleya que componen el abogado del “trader”, Lucas Retamozo, y su contraparte funcional, Alfredo Aydar, el Juzgado Federal catamarqueño difirió la investigación no solo sobre el posible lavado de activos, sino también sobre las estafas propiamente dichas.

Mientras el expediente se dilata –lleva siete meses-, comienzan a sumarse evidencias de que Bacchiani y su gavilla incurrieron en maniobras para transferir bienes en insolventarse en forma fraudulenta.

Este elemento fue introducido en la causa por Zaraive Celeste Garces Rusa, expareja y socia del financista, quien en el proceso de divorcio consignó que éste colocó parte de su patrimonio a nombre de testaferros. La mujer señaló a la escribana Joaquina Córdoba Gandini como engranaje de las maniobras en ese sentido, y la profesional fue luego denunciada también por el empresario Cristian Guillou, quien litiga con Bacchiani la propiedad del complejo Wika y la acusa de haber fraguado la documentación de una transferencia de ese inmueble a nombre del empresario y titular de la Federación Económica de Catamarca, Alejandro Segli.

A criterio del fiscal Gómez, todo forma parte un dispositivo defraudatorio único, por lo que reprocha que Contreras haya “fragmentado” la investigación.

Indicios ignorados

“Existen numerosos indicios (compra y venta de vehículos de alta gama; introducción de dinero en sociedades, compra y venta de numerosos inmuebles, gran cantidad de dinero en cuentas, etc., todo ello careciendo de actividad comercial o profesional lícita que respalde esas operaciones) para tener por acreditado, de acuerdo a las reglas de la sana crítica racional y la experiencia común, que Bacchiani y sus consortes de causa no podían desconocer o al menos sospechar sobre el origen ilícito del dinero. Por el contrario, es dable suponer que conocían esta situación y por eso se esforzaron mutuamente para darle a los bienes la apariencia de legítimos, a través de los ingeniosos mecanismos que idearon”, argumentó.

Tales indicios fueron “deliberadamente desatendidos por el Sr. Juez Federal, lo que derivó en que la inconducta investigada no sea encuestada a la luz de la figura de lavado de activos y que se fragmente la instrucción, beneficiando indirectamente a los denunciados”.

“Los elementos objetivos colectados revelan que estamos en presencia de una organización compuesta por más de tres personas, montada sobre una sociedad comercial con apariencia de legalidad, a los fines de hacerse ilícitamente de dinero para diversos fines. Cabe destacar que, al mismo tiempo, los dineros reunidos son de dudoso origen. La estructura societaria para la toma de decisiones, encabezada por Bacchiani e integrada por los imputados en autos con roles claramente predispuestos, estaba perfectamente diseñada para que todos los participantes cumplan con un aporte determinado. La permanencia del acuerdo de los miembros de la asociación presuntamente ilícita se deduce de las probanzas del legajo que indican que la operatoria de “Adhemar SRL” no continuó en el tiempo debido a que las irregularidades de su accionar tomaron estado público. De lo contrario, el obrar societario se habría prolongado en el tiempo sin límite”, alega el fiscal.

Concluye que “estamos ante una pesquisa que por el tenor de la organización criminal investigada, por el disvalor del acto y el disvalor del resultado, tiene una relevancia social particular. A la luz de este razonamiento, la suspicacia que genera la omisión del tratamiento claro, concreto y preciso de la imputación del delito de lavado de activos debe ser atendida”.

“Si se hubieran cumplido las reglas de rito sobre el discernimiento de la competencia material, a esta altura del proceso estaríamos discutiendo sobre cuestiones que nada tendrían que ver con la habilidad del fuero de excepción para instruir este curso procesal”

(Fiscal Gustavo Gómez)

Nulidades

El fiscal marca la posibilidad de que los defectos en el trámite del expediente por parte de Contreras precipiten su nulidad.

“Resulta imposible avanzar en el acopio de material probatorio si se carece de certeza sobre la capacidad de un magistrado para ejercer el poder de juzgar un delito. El riesgo de la tacha de nulidades toma entidad, si se analiza un proceso que se estructuró por fuera de las directrices formales que regulan la impugnación de una incompetencia material”, consideró.

Y concluyó: “La complejidad de una investigación como la que se ventila en el proceso de marras, que necesariamente requiere de una extrema celeridad en la producción y acopio de material probatorio de cargo, contrasta seriamente con lo engorroso de un proceso de determinación del órgano competente como se observa en este caso. Si se hubieran cumplido las reglas de rito sobre el discernimiento de la competencia material, a esta altura del proceso estaríamos discutiendo sobre cuestiones que nada tendrían que ver con la habilidad del fuero de excepción para instruir este curso procesal”.

 

Ver también en El Estaño

https://elestanio.com.ar/la-mira-se-corre-hacia-la-cima-de-la-piramide/

https://elestanio.com.ar/bacchiani-madoff-y-la-estrategia-picard/






Regístrate para recibir las novedades de El Estaño en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Notas Recientes

Entebbe a la riojana: el rescate de Bacchiani

Con el financista capturado por la Justicia riojana y bajo tratamiento por angustia en una clínica de salud mental de primer nivel, la investigación...

2-S-1-C: la cifra del ciclo

El peronismo cumplirá el año que viene 12 años en el poder, con una secuencia sucesoria similar a la que se dio en el...

La quiebra Bacchiani impacta en la línea de flotación del dúo “Long-Short”

Alfredo Aydar dijo que el problema de la quiebra es que quienes se incorporen al procedimiento deben verificar los créditos y “justificar la causa”....

Dólares “barrani” fuera del radar

Barrani: Término popularizado por el político y economista liberal Carlos Maslatón. Se atribuye su origen a los turcos sefaradíes, que lo usan como sinónimo...

La venérea “Maxwell Smart”

La familia de Juntos por el Cambio se unió para neutralizar las referencias del indiscreto Facundo Manes a la afición por el espionaje de...

Notas Relacionas